Mis Hortensias

Hydrangea macrophylla

por: Eduardo Santos Cay

spaceCompré una plantita de Hortensia, con dos ramilletes de flores en un tiesto de 4 pulgadas de diámetro (me costó cerca de $12.00). Alguien me dijo que luego de que las flores se marchitaran tenía que tirarla porque no florecería más. Sin embargo, no hice caso, cambié la plantita a un tiesto mayor y la cuidé con esmero. La planta creció y produjo más ramas, hojas y flores. Posteriormente decidí tratar de reproducirla mediante la siembra de cortes. Leí en una página de esta red cibernética, que para enraizar los cortes debería cortarlos de 3 a 4 pulgadas de largo y que debía quitarle las hojas grandes para evitar que la transpiración que ocurre en éstas los hiciera marchitar. Así comencé a reproducir mis Hortensias. Al notar que tardaban poco más de un mes en comenzar ha producir raíces y que luego pasaba otro mes o dos en reponer las hojas perdidas, intenté enraizar los cortes sin quitarles las hojas de los nudos que quedaban sobre la superficie de la tierra. Para lograr lo anterior y evitar que la pérdida de agua a través de las hojas fuera un problema, puse los tiestos con los cortes en unas cajas plásticas transparentes con unos vasitos de agua dentro de las cajas. Le puse las tapas a las cajas y las coloqué en un lugar en el que no recibieran la luz directa del Sol. Durante las noche las mantenía destapadas. El resultado fue que los cortes se tardaron el mismo tiempo en enraizar que antes pero se conservaron las hojas que antes se perdían, de esta manera las nuevas plantas tenían más hojas que con el método anterior. Posteriormente sustituí los vasitos de agua con pedazos de papel de periódico húmedos colocados en el fondo de las cajas plásticas, así tenía más espacio para colocar más tiestos. Una vez que las nuevas plantas estaban bien enraizadas, las saqué de las cajas y las coloqué en un ambiente de semi-sombra donde recibían la luz solar de la mañana. Llegué a tener más de cien plantas de Hortensia, de las cuales regalé la mayoría y otras se perdieron por causa de los ciclones, las sequías y el alto costo del agua potable. Actualmente me queda una plantita, y si me animo empiezo de nuevo.